I. El mundo como es no necesita pruebas de que lo es.

 

Amig@s míos con muy buenas intenciones de objetividad se me han acercado y me han preguntado que si cuento con pruebas y pelos y señales de que hubo intereses monopólicos en el boicot al Hell & Heaven. Obviamente yo no los tengo, como tampoco tengo pruebas objetivas de que el hombre haya llegado a la luna o de que Emiliano Zapata haya sido “bueno” y Hitler “malo” o de que haya ocurrido el big bang.

Las cosas son mucho más complicadas que “pruebas” por lo siguiente:

Suponer que una compañía tiene al interior intereses homogéneos y en la misma dirección, es negar la realidad. Que dentro de quienes tienen el 30% del mercado del negocio del espectáculo en este país hay personas que estaban a favor del Hell and Heaven y su realización es algo que me consta, porque así me lo han hecho saber amigxs trabajadores de la compañía. compañía cuyo nombre, por cierto, no he mencionado una sola vez. Ellxs me han comentado que dentro de la empresa había personas que estaban emocionadas y apoyaban la causa. Pero esas mismas voces me han dicho: “Nosotros no mandamos”. Ni siquiera los tres representantes -sólo representantes- de la compañía nunca mencionada pero siempre presente, quienes se reunieron con JC Guerrero y que buscaban darle su apoyo, fueron suficientes para convencer al principal accionista de la compañía, cuyo nombre también conocemos.

Dentro de una compañía hay gente que tiene proyectos y hay gente que bloquea esos proyectos. ¿O acaso no ocurre eso? ¿No pasa en Secretaría de cultura, en la Coca-cola, en el Tec de Monterrey, en la UNAM, en el Poli, en donde quiera que haya humanos? ¿No hay quienes dan puñaladas traperas, supuestos “amig@s” de toda la vida, para luego venir a mostrar solidaridad?

 

II. Situaciones “objetivas” de la vida cotidiana en el rock.

 

Tengo, sin embargo, otras situaciones objetivas: Cuando por ver a un grupo, máximo dos, a lo largo de tres horas me cobran lo mismo que por ver 80 bandas en dos días, puedo concluir que una de esas compañias representa mucha competencia para la otra que tiende a abusar. Todos nos quejamos de esos abusos, pero continuamos volviendo a sus conciertos pues parece ser la única opción para quienes estamos sedientos de rock en este país tan lleno de baladas.

Tengo otra situación objetiva: Cada vez que llevé mi carpeta a la compañía que todos conocemos, para que Dirty Woman, mi grupo, (www.facebook.com/dirtywomanmx @dirtywomanmx) abriera algún concierto, me recibieron buena onda, me dijeron: XXX toma la decisión (quien por cierto es mi cuate y es amigo en el FB) y NUNCA nos dieron chance de nada.

Al tiempo en que nos cierran las puertas a algunos quienes deciden, veo abrir toquines invariablemente al mismo grupo, también de amigos míos. Es un gran grupo, se los digo con honestidad. Son bien hechos. Pero uno de sus integrantes trabajaba para la compañía que organiza los conciertos. Además, no es, bajo ninguna circunstancia ni el mejor grupo ni el único grupo bueno en México. Cuando a los demás no se les da oportunidad de nada y a los mismos se les ponen las cosas en bandeja de plata, a eso yo le llamo acaparar la felicidad. En el mundo se le llama nepotismo.

 

III. El silencio de la esperanza falsa.

 

Todos los rockeros conocemos la situación arriba descrita y todos nos quejamos por debajo del agua, ¿pero por qué entonces nadie tiene los pantalones para decirlo públicamente? Porque están esperanzados a que les den chance algún día y sienten temor frente a un posible veto de los espectáculos del emporio. Eso es irrisorio: Hablemos o callemos NUNCA nos van a dar oportunidad. Si en 23 años de trayectoria con distintos proyectos no nos la han dado, no lo van a hacer jamás, pues no tienen la menor intención de hacerlo. Para tener la oportunidad se necesita ser hijo del inversionista, trabajador de la compañía o amigo muy cercano de los dos anteriores.

El único grupo que yo conozca que ha llegado a esos conciertos por sus propios méritos y arduo trabajo son los mejores intérpretes de rock pesado que hay en México, para mi gusto, en este momento: Maligno (@malignodoom). Esos compas son chambeadores, profesionales y éticos. Incluyen, abren espacios, jalan y participan.

 

 

IV. Te saludo con una mano, te apuñalo con la otra.

 

También objetivamente, pues lo viví, tengo el siguiente pasaje:

En el año 2011 llevé la carpeta de Dirty Woman al organizador del festival que hacen anualmente de “rock variado” desde hace 15 años. en ese festival, cabe señalar, le dan chance a UN grupo de metal por edición. Ese 2011 le dieron chance a una banda de nombre legendario, pero que tenía literalmente unos 15 años sin tocar -y desde entonces no han vuelto a hacerlo hasta donde yo sé- . Esta banda es de amig@s míos, pero también amigos de quien tomaba las decisiones en aquel entonces. Le llamé y le pregunté: “¿por qué no nos dieron chance?” Su respuesta fue: “porque no trajeron su carpeta a tiempo”, a pesar de que en palabras de quien me recibió la carpeta y con quien me entrevisté Dirty Woman había sido “la primera banda en llevar su material”, concluyó diciéndome: “pero yo no tomo la decisión” (aunque me dejó en claro que le desagradó que cantaramos en inglés). Yo hablé con “quien toma la decisión” EL MISMO DÍA que llevé la carpeta de Dirty Woman. ¿Cómo puede entonces decirme que nunca llevamos nada?

Otros empresarios no dejan tocar a mi banda, pues, se rumora: “les caigo -yo personalmente- mal”.

 

La semana pasada, hablando con un promotor que amablemente le dio chance a mi banda de participar en un evento importante (y del cual pronto hablaré), me preguntó con justo escepticismo antes de negociar la participación de Dirty Woman en su evento: “Un cuate de otra banda me dijo que tu grupo no estaba activo, ¿es cierto?”. FALSO, evidetemente. Como el “amigo” que lo dijo. Hoy, otro reportero que SIEMPRE nos ha apoyado me dijo: “XXXX grupos están diciendo que tu banda es de arribistas y les dicen a los promotres que no los jalen”.Esos mismos grupos me comentan: “Hay que jalarnos todos”.

Otro de mis amigos, de los mejores que he tenido en mi vida y que tiene poder de opinión en el mundo del rock, sencillamente hace como que no existe cualquier cosa, proyecto, evento, invitación que yo lleve a cabo con mi banda o de manera personal. Evita poner las rolas de mi banda aunque se las pidan. ¿Por qué? Porque soy competencia de él como figura (en su imaginación) y de su grupo (también en su imaginación). Aunque lo niegue. Yo me cago en las palabras, pero no en las acciones que las sustentan.

 

V. Bondad como fuerza de contrapeso.

 

No soy ingenuo y me entiendo como una buena persona, congruente con mis principios. Por eso les sigo hablando a todos, a pesar de que sé lo que hacen y dicen. Y, como no soy como ellos, los sigo jalando a los espacios que otras personas amablemente me abren. Yo comparto la felicidad con el mundo, pues no quiero que las cosas permanezcan como están. Quiero un mundo de felicidad universal.

Hay muchos intereses en todas partes, hay gente bien intencionada y mal intencionada en todas partes, pero la cuenta maestra del accionista que lucra mayoritariamente es al final una y la misma. Principio fundamental del capitalismo salvaje: Si quieres ganar, apuéstale a todos.

Así son las cosas en el mundo. Así son también las cosas en el rock.

Y yo ya estoy hasta la madre y por eso quiero que cambien. como no me puedo hacer responsable al 100% de los actos de los demás, pero sí de los míos, evito ser inmoral, evito ser hipócrita, evito ser excluyente y procuro ser amable y solidario.

Las personas de esta galería aquí abajo, siempre han sido chidas y solidarias, al menos conmigo, por lo que se los agradezco y honro mostrando sus rostros honestos y chingones.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Así de sencillo…

 

Encuentro absurdo enfrascarme en discusiones del lenguaje. Me resulta absurdo, vacío. Quienes interactúan en un proceso de comunicación deben de esforzarse para entender lo que su contraparte intenta expresar.

 

En el sexo es lo mismo. Quien penetra o es penetrado en el ámbito de su corporalidad erótica debe, si es que desea que el orgasmo resulte algo más explosivo que un burdo cosquilleo genital, de comprender el cuerpo del otrx mientras se interna en su propia fantasía. Es un ir y venir que va más allá del vaivén del falo, el dedo, la lengua, la vagina o el ano. Es un ir y venir entre el cuerpo real de quien se tiene enfrente y la imaginación de quienes hacen el sexo.

 

En lo personal me gusta siempre llamarle al acto erótico “hacer el amor” (con las frecuentes expresiones de incredulidad de quien no comprende el mensaje), sin detrimento de que, cuando mi fantasía lo encuentre necesario, le llame coger (curiosamente una expresión mucho más aceptada y menos vilipendiada). Sin ser un iluso, uso una expresión por romanticismo. Sin ser un simplista, uso la otra porque me gusta a veces desacralizar. Todo depende del rol que en mi mente, sin que tenga que explicarlo, esté desempeñando esa noche… o ese día.

 

Me gusta el sexo. Me gusta la erótica. Me gusta el amor. Me gusta dominar el cuadrante de los cuerpos… y a veces dejarme dominar, sólo por complacer.

 

Tiene, no obstante, si se quiere leer a manera de confesión, un tiempo inusitado que no expreso en mi mente ni en mi cuerpo la expresión: “¡Qué bueno estuvo!”. Para que el sexo sea excelso, se debe de estar en perfecta sintonía con las cadenas de la mente y del corazón. Y, bueno, como con todo humano, a veces la mente y el corazón se desfasan.

 

Vaya pues una serie de fotos complacientes para estas noches de frío…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tengo televisión pero no la veo prácticamente nunca. No me atrapó nunca, pues pronto me di cuenta de que frente a un televisor soy un receptáculo y nunca un colaborador. Confieso sin embargo, que todo domingo de septiembre a enero, veo el futbol americano sin parar. Por eso tengo Tv, aunque el resto del año permanezca apagada.

Cuando visito a un par de tías ancianas, no obstante, me encuentro con que la televisión está invariablemente prendida. Sólo en el canal 2 o el 13. En el que esté siendo transmitido el noticiero de la hora o la telenovela preferida. No pudiendo evitar escuchar los comentarios de los así llamados informadores, sus reportajes o los argumentos telenovelezcos, no pasan más de cinco minutos cada día para que comprenda el porqué este país padece un pueblo digno de epítetos que no verteré aquí para no generar controversias que distraigan de mi intención con este texto.

Constantemente se hace crítica a los falsos valores que promueven las telenovelas (son falsos porque su realización no se traduce en felicidad y sí en dolor para quienes los adquieran) y las mentiras y juicios que presentan los noticieros y programas de “análisis” como verdades inamovibles. Pero hay algo de lo que se habla poco o nada. La minuciosa tendencia de los noticieros televisivos de confundir lo público con lo privado. A través de esa confusión se difunde no sólo la mexicana cultura del chisme y la lapidación del sujeto personal por llevar a cabo acciones libres, y hasta comunes, en su círculo particular (como tener sexo en todas sus variantes, tomar alcohol, consumir drogas, etc.), sino que se logra diseñar un fino disfraz, que oculta lo verdaderamente trascendental para la vida pública, presentando lo privado como si fuera del interés de todos nosotros.

Ejemplificaré. Entre el medio día de ayer y la mañana de hoy, se participó al televidente de los siguientes eventos:

1) Un autobús volcado en camino a Guadalajara con 7 muertos (Se entrevistó a uno de los sobrevivientes que nos enteró, llorando comprensiblemente, del motivo de su viaje a la capital jaliciense: iba al funeral de una tía. Ahora ha muerto su madre y no sabe si su primo está vivo).

2) Un mercado se incendió en China.

3) Un autobús se volcó en Tailandia.

4) Un retrato hablado de quien, presuntamente, depositó el cuerpo descuartizado de una mujer en una estación de metro.

Lo anterior aderezado por los chistes, risas y comentarios vulgares de los presentadores.

De esos cuatro ejemplos, la única noticia es el retrato hablado, pues es lo único que tiene relevancia para la vida pública de los mexicanos. Que un autobús de pasajeros se vuelque no es noticia, es un hecho en vidas particulares (a menos que se difunda para que se sepa que habrá embotellamientos, cosa de lo que ni se habló, sobre todo porque su difusión fue varias horas después del accidente. Se enfatizó el dolor del joven. Cosa que sólo puede interesar a los morbosos -en sus intereses estéticos mezquinos particulares-). que un mercado se incendie en sí es noticia… en China, pues en México no tiene la menor importancia (aunque sí el efecto estético y emocional de ver las llamas; nuevamente, se apela a las sensaciones particulares). Que un autobús se vuelque en Tailandia tampoco es noticia, usted entiende el argumento.

La vida pública se oculta excepto cuando lo que se intenta es manipular la opinión de las masas. Se presentan temas que sí son de interés público exclusivamente desde una sola perspectiva, la de sus intereses particulares, negándole el micrófono a las partes interesadas que podrían contra-argumentar la postura difundida, excepto para vilipendiarlos e invitar al repudio popular. Las reformas estructurales (laboral, educativa, energética y política) han sido tratadas con escrupuloso filtro mental, ideológico guiado por intereses exclusivamente económicos. Más allá de la evidente controversia entre quienes son entendidos en el tema y las repercusiones en positivo o negativo que pudieran tener dichas reformas en la vida pública, los noticieros estarían obligados por llana consciencia ética a abordar la controversia desde una perspectiva de omisión de juicios. Sólo tendrían que ofrecer el micrófono a las partes en diálogo y ellos callar. Pero ya ven, hoy los comunicólogos son todólogos, desde mi perspectiva impresionantemente carentes de un bagaje teórico. Mas sus lagunas culturales e intelectuales no importan pues sólo fungen como voceros de los patrones, que por su parte también son tan sospechosos de carecer de cualquier otro tipo de inteligencia que no sea pragmática, como de un buena base académico-cultural.  Dudo que Azcárraga-Jean o Salinas-Pliego conozcan más libros que Peña-Nieto. Pero sí tienen más dinero qué él.

Abajo, unos ejemplos:

1) Un hombre se “confiesa” drogadicto y homosexual. ¿Por qué se tendría que confesar de algo común y normal? ¿Por qué nos interesaría nosotros saberlo -si no por morbosidad-? si es para apoyarlo ¿Por qué no nos dan el micrófono a todos para hacer catarsis públicas?

 

 

2) Loret de Mola recuerda los momentos divertidos que compartieron dos mujeres a quienes han despedido del noticiero, básicamente porque a una de ellas la filmaron teniendo sexo, precisamente, con Loret de Mola. ¡¡¿Eso qué chingados le tiene que interesar a la gente?!!

 

 

3) Se nos informa que personas que protestan han vuelto la ciudad de México “Desmadrópolis” lapidándolos inclementemente a base de puras ad hominems. ¿Por qué están en las calles? Ni lo mencionan.

 

 

Lo ejemplos podrían seguir ad infinitum. Pero confío en que la idea se entienda…

Un abrazo.

Soy ateo por decisión.

Creo, sin embargo, como cualquier otra persona, en cosas que no me constan. No me consta la paz mundial. No me consta la justicia social. No me consta el amor de pareja ni universal. Todas esas cosas y más constituyen mi marco de fe. Supongo que eso me hace igual de ingenuo que quienes creen en Cristo, rey de reyes. En su caso y en mi caso, la política se encuentra claramente presente.

Dejé de celebrar la navidad a los diecisiete años. Decisión que contrastó con la ingenuidad que me embargó -y que probablemente me sigue caracterizando- , misma que se prueba con el hecho de que creí en Santa Claus hasta apróximadamente los 12 años. No creía en Dios, pero sí en Santa Claus. Háganme el favor.

Hoy en día no creo en Santa Claus ni en Dios, pero creo en que los humanos nos podemos amar en reciprócidad, dignidad y consciencia. Háganme el favor de nuevo. Sigo siendo el mismo niño.

La navidad, sin embargo, se acabó para mí cuando me di cuenta de que varios de mis familiares más cercanos estaban llenos de egoísmo en su corazón. Como buen ingenuo, creo que hay que ser congruente (mi rango de fe es más grande, parece, que el de cualquier fanático religioso). Mi núcleo familiar no lo era, así que me alejé para nunca volver.

Esta navidad es, no obstante, diferente a las últimas 3, que a su vez habían sido diferentes a las últimas 18. Las navidades que acontecieron del 2010 hasta el 2012 fueron genuinas en su estilo. Esas tres sí las celebré, en un marco completamente distinto cada una de ellas.

El 24 de diciembre de 2010 lo celebré en Tulum al lado de Fernanda Otegui. Era su primer viaje. Era (y es) la mujer que amo. Cuando llegamos a Tulum me dijo en un tono de voz que nunca olvidaré: ¡Qué bonito! Me sentí tan orgulloso de haberla acompañado en su primera experiencia de viaje y libertad. Cenamos comida italiana al lado del mar con vino y velas. Los claroscuros estimulaban mi vista. Fue la navidad perfecta, llena de amor.

El siguiente año lo recibimos en México, en su casa tras haber estado en Baja California. La actitud de Fernanda iba cambiando poco a poco. Como sea, toda su familia estaba presente y yo me sentía parte integral de ellos. Tras la fragmentación de mi familia mucho tiempo atrás, en 1992, la navidad tuvo de nuevo en 2011 una significación de unidad. La familia de Fernanda era mi familia. Sus papás, su abuela, su tía abuela, eran mi núcleo y me sentía pleno.

El año pasado todo cambió. Fernanda me dejó sin previo aviso el 2 de noviembre de 2012. No fue un evento grato en mi vida. Según decíamos, nos íbamos a casar. Habíamos planeado también ir a Estados Unidos, en automóvil, manejando  hasta Miami y de regreso. Fernanda tenía su visa ya, misma que yo no necesito por tener pasaporte alemán. A Fernanda le daba temor que no se la dieran. Se la dieron. Pero dio lo mismo. No la usó. Se perdió la visa infructuosamente, pues decidió, sin que yo pueda hasta la fecha comprender por qué, que habían otras cosas más importantes en su vida que lo que éramos nosotros. Ni modo. Lo respeto, pero no por ello no me dolió y me duele. Así  que tomé mis chivas y me fui a Berlín todo diciembre. A querer liberarme. Fue un gran viaje, pero no alcancé la meta propuesta, pues, mira, amigx lector, aquí sigo, un año después, evocando la partida de quien era mi mujer.

Esa navidad la pasé con Linda Treude y Sascha Freyberg. Dos grandes amigos de Berlín. Así que hubo amor en mi corazón.

Pero este año, a pesar de que hay vida llena de metas alcanzadas, no hay Fernanda Otegui. Y sí, ni modos, me duele. Nada hay que celebrar esta noche para mí.

No hay regalos esta navidad…

Para los metaleros King Diamond. Para los salseros Super Carro Show:

Llega un mensaje de Edson Alemán: “¿Ya hablaste con Juan Carlos?”. Como no lo he hecho aún y tengo poco tiempo en ese instante pienso en responderle más tarde. Sin embargo, a los pocos minutos me entero del por qué de su pregunta: En el Facebook hay un anuncio que informa que a las 18:00 hrs. en el Foro Insurgentes de la Ciudad de México se publicará el line-up final del festival de Heavy Metal más importante de Latinoamérica: El Hell & Heaven. Lo primero que siento es angustia. No había podido comunicarme con los organizadores de manera personal desde hace ya varias semanas en las que les había ofrecido la participación de mi banda, Dirty Woman, para construir juntos la gran fiesta a riffs, gritos y beats. La idea de tocar con Twisted Sister me generaba desde meses atrás una gran emoción. ¿Quién no vio el video de We’re not gonna take it sintiéndose completamente reflejado como niño o adolescente?

Le mando un mensaje a Juan Carlos. Recibo respuesta pronta. Me espera en el lugar y la hora señaladas junto con Edson. ¡A huevo!, es lo primero que pienso. Vivo en Querétaro, así que sin importar la distancia y el dinero invertido en gasolina y casetas, tomo mi automóvil y me dirijo de inmediato al D.F. Confirmar la presencia de Dirty Woman después de una pausa tan larga vale la pena de eso y más, mucho más.

Al llegar me encuentro con rostros conocidos. Luis Jasso el Chico Migraña, El Gizmo, baterista de Makina, Javier, vocalo de la misma clásica banda mexicana de Thrash Metal, Los compas de Intoxxxicated, El Tiburrock, Alf Zuñiga reportero de la Metal Hammer, muchos, muchos más. Edson está en una esquina al fondo del local. Sólo unos minutos de conversación y se escucha que el evento comienza. Me coloco frente al escenario y en la pantalla comienza el video de presentación que es, además, transmitido en vivo por Telehit. Surge el nombre del primer headliner:

Kiss.

Siento un golpe en el estómago y la adrenalina fluir en mi cuerpo. Imágenes de mi vida desde la infancia se me vienen a la cabeza. El primer disco que recuerdo haber tenido en mis manos fue su disco homónimo: Kiss. Me lo enseñó un primo. Me quedé minutos viendo la portada completamente impactado. “Si lo escuchas al revés se aparece el diablo”, me dijo.

Guns & Roses.

Otro golpe más. Si bien es cierto que hoy en día dista de ser este grupo lo que fue, Axl Rose era verdaderamente mi ídolo en 1989. Ese año me enteré que era metalero pues previamente a eso, a pesar de que escuchaba metal como siempre lo hice desde niño, no conocía el concepto. En Radio Capital y La Pantera tocaban Welcome to the jungle, Sweet Child of mine y Paradise City. Compré el Apetite for Destruction en cassette y pronto supe que había rolas mejores. No hubo día que no escuchara esa producción y posteriormente el Lies durante meses. Mi primer amor, otra rockerilla de la prepa que hasta la fecha es gran amiga mía, fue al ritmo de Guns & Roses.

Por si fuera poco para una sola noche, tener a dos metros de distancia a las increíblemente deliciosas Butcher Babies como espectáculo de calentamiento de motores aderezado todo con cervezas, whisky y amigos ya de décadas.

¿Quién más y para qué gustos? Aquí una lista representativa, pero no completa en ningún orden en particular:

Angra, Black Oil, Deicide, Lamb of God, Testament, P.O.D., Obituary, Suffocation, Transmetal, Butcher Babies, Misfits, Possessed, Combchrist, Floatsam and Jetsam, Destruction, Rob Zombie, Trivium, Nightbreed, Wrecker, Hocico, Carpatian Forest, Marduk, Draksen, Profecía, Cephalic Carnage… muchos más…

Buenos augurios… buenos augurios…

Único. De música, política y profecías…

¿Cómo podrían en México ser las siguientes palabras algo menos que una profecía?

“This long hand that breaks our backs
Still casting shadows on all that we see
Unjustified mercy killing is just a feeling
To keep our numbers from being free

Prison for praise is not worth thinking
Sin is still in and our ballots also shrinking
So unleash the dogs the only solution
Forgive and forget, fuck no I’m talking about a revolution!!”

Eso cantamos a coro anoche, mientras Reed Mullin, desde su batería hacía la voz líder.

22 años pasaron, pero Corrosion of Conformity, el grupo que nos recuerda lo vulgar e indigno que es el dejarse pisotear por un sistema político, volviera al país donde, precisamente, los políticos y empresarios basura (los que lo sean, no va para todos) intentan pisotearnos sin parar.

Si las cosas siguen así, tal vez haya quien lleve a la práctica, nuevas personas, inclusive aquellas que son hoy pacíficos ciudadanos, lo que hoy sólo son gritos desgarrados que suenan…

Next time we’re voting with a bullet!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y ahora, cortesía de este su blog, el link a la Corrosión de la Conformidad… Corrosion of Conformity’s VOTE WITH A BULLET!!!

I. El pasado inmediato es irrelevante, el pasado lejano readquiere sentido.

 

¿Tendría sentido hablar de la tercera parte, el tercer día del Graspop Metal Meeting tras casi un mes y medio de su suceso? Si este blog fuera exclusivamente reporteril, probablemente no, pues la información del espectáculo, al atenerse a los modos del marketeo, de lo sensacional, se entiende poco comercial cuando no se “informa” al instante.

Pero este espacio es un espacio mío y de quienes lo comparten sabiendo que en él se encuentra algo más que información y expectación. En él se encuentra el vínculo comunicativo que nos acerca, aun sin saberlo, sin conocer nuestras identidades, en un mundo habitado por extraños.

La historia se hace narrándola y su importancia trascendental se conoce sólo a través del tiempo.

Sí, hablar de lo último que viví en los bosques de Bélgica tiene relevancia porque no es hablar de un evento ocurrido, sino de un evento ocurrido en la vida de una persona que comparte de sí contigo que me lees. De tal manera, compartir lo que ha ocurrido haya pasado un día o hayan pasado siglos sigue siendo tan emocionante para quien tiene el corazón abierto a la vida del Otro. Si no, que le pregunten a Bruce Dickinson y Iron Maiden y los temas de sus canciones…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

II.- Gente normal frente a gente normal…

 

Si hiciéramos a un lado la actuación de Down y de la que ya hablé en su momento, este domingo fue el día del placer. Placer auditivo, placer psicológico, placer y placer.

Levantarme temprano para poder tomar una ducha tras días de baños vaqueros más parecidos a curas naturistas de frotaciones que al correr del agua sobre la piel que purifica. Levantarme temprano sólo para enterarme que hay que pagar dos euros por usar las duchas. Evoco a Dave Mustaine y Megadeth con su rola en el Soundtrack the Schocker. Go to hell! Ya me bañaré en Lovaina a mi regreso. Voy al pueblo por viandas de nueva cuenta y a preguntar donde podré imprimir mi boleto de tren de regreso. Graspop es una comunidad tan pequeña que no hay un sólo café internet. Eso no pasa en México, pienso, mientras evoco las imágenes de Huautla de Jiménez, Oaxaca, pueblo de la sierra y su café internet: El hongo. Al final, tuve, como el futuro me lo diría a cada momento en este viaje, que comprar mi boleto de vuelta ¿Cómo puede uno pagar por volver y no mejor quedarse gratis?

Regreso y entro en los terrenos del Metal Meeting. Me dirijo al escenario que será la primera parte del día el lugar que me cobije del extenuante sol que hace en Bélgica: El Metal Dome. Es el día del rock para mariguanos, del rock que sí es rock, del rock con actitud, con presencia y cuerpo, del rock que llena el espacio e inflama los pulmones y las vísceras, es el día del Rock Stoner. El único género en el que me interesa participar activamente como miembro de una banda. Evoco la que solía tener, Dirty Woman. El ego, la soberbia y la altura que se vislumbra desde una moneda de veinte centavos, cuando por fin se ha podido subir a ella, no son amigos de la música. Dirty Woman, mi amada, mi mujer, mi mujer sucia, ahora sólo vive en los recuerdos. Me imagino que hubiéramos podido estar allí algún día. Pero entonces los acordes que provienen de las guitarras de los británicos Heaven’s Basement me despiertan del ensoñamiento. no, ellos no son stoner todavía, pero si he de escoger entre Speed Metal de dragones y Black Metal diablos del bosque (Winterfylleth), prefiero lo que tiene armonías. Tras algunas rolas que no encuentro particularmente maravillosas, se me acerca con cierta desesperación un chico: “Tú tienes cámara, por favor, súbete al escenario y tómanos fotos”. Es un roadie de Heaven’s Basement, grupo que aunque de buen calibre es evidente que aún hacen sus pininos y no estaban preparados para la extraordinaria recepción de los belgas. El Metal Dome está a reventar. Unas dos mil personas abarrotan el espacio y los integrantes de la banda no lo pueden creer, pero lo quieren recordar. Me subo al escenario. Capturo algunos momentos. Me dan  su contacto para que les comparta las fotos posteriormente.

 

 

Llega Bullet. Heavy Metal clásico. Se escucha la influencia de la NWBHM. Dan ganas de mover la cabeza y cantar los coros. Los escucho y pienso: “Los belgas devuelven carteras. ¿Y si alguien se encontró mi celular y lo regresó? Decido ir al stand de objetos perdidos: Efectivamente, los belgas son el pueblo más honesto que he conocido. Mi celular fue entregado. Madreado por las patadas del Slam y sin jalar, pero lo de menos será repararlo. Aquí esta ahora a mi lado. Recojo botellas de coca-cola (no, no me paga por decir su marca), por cada 24 te dan un producto. La consciencia ecológica y las buenas costumbres nos las integran a los metaleros por medio del estímulo positivo. Un encendedor (que después regalé en Berlín) y un parche conmemorativo, son buena paga por ayudar a mantener limpio el lugar del concierto.

Basta. Es hora de ver a Red Fang. Barbas largas, cabello poco aseado, guitarras densas, bajo grave, voces roncas, camisas de cuadros, red necks. Sí, es stoner. No traen roadies. Ellos mismos hacen su sound check, como en México lo hacemos todos. Gente normal haciendo lo que aman para gente normal que ama lo que hacen. Eso es el rock. No poses. Vida intensa. Exuberancia auditiva y pectoral. El metal, más si es stoner, se escucha con el pecho, que vibra con sus tonos graves.  Sigue The Sword.

 

 

Pero antes… una breve pausa erótica. Vaqueritas que venden cáncer mueven sus caderas y esbeltos glúteos para el deleite de los sexistas metaleros. En primera fila, les tomo fotos y dejo volar mi imaginación lúbrica y nada serena.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La espada es lo primero que verídicamente espero en el día. Hace años, cuando tocaron en la Ciudad de México, los encontré plenamente contundentes y convincentes. La tercera rola hace para mí su presentación: Three Witches. Tres brujas conocerás en el camino hacia tu destino, la primera te amará, la segunda te engañará y la tercera te enseñará el camino. Cuánto quisiera creer en lo profético de estas palabras de The Sword. Pero cuento mis brujas y pienso en la historia de mi vida y me doy cuenta de que la primera no me amó, de que todas me han engañado, que ya son muchas más que tres y que sigo sin encontrar el camino… Mientras escucho y coreo las canciones me abrazó con un reportero de la India que hace cobertura política, pero que como las miles de almas allí presentes y esparcidas las hectáreas del local se une a los cantos y las notas del rock para pachecos. Se las sabe todas. How heavy the Axis, Veil of Isis. ¿Que qué, que qué? Un cover de ZZ-Top: Cheap sun glasses (Fenomenal, absolutamente fenomenal), Oh, YEAH!!

¿Cómo se puede sentir euforia sin parar? Sal a la calle y sabrás.

 

 

Newsted, In flames, Epica, Karma to burn. Lo siento, me lo tengo que perder todo. Quiero mi lugar hasta adelante para ver por primera vez a Ghost y su reverendo satánico. Son un grupazo. Escenografía magnifica, luces moradas, ambiente de iglesia. Salen los monjes, sólo negrura. No se mueven, sólo tocan. Entra una calavera en escena, túnica, birrete y cetro. Son buenos, pero su concepto ceremonioso y sarcásticamente eclesiástico evitan que las personas podamos mover la cabeza, desaforarnos, empujarnos, gritar y cantar. Es, literalmente, una misa de rock que invoca al amo de las sombras: Infestissumam, Per Aspera ad inferi… Elizabeth! La reina zombie (Zombie Queen) se vuelca en un Ritual. Son buenos, pero mi imposibilidad para bailar y golpear cuerpos me deja con un sabor algo parecido al vacío.

 

 

Me tengo que salir unos momentos antes de que el fantasma termine su actuación, pues hay que conseguir lugar hasta adelante para ver a una de mis tres bandas favoritas de la historia: Iron Maiden con su enorme vocalista, Bruce Dickinson, mi modelo humano a seguir. Inútil hablar más de todas las bondades que este señor tiene en su vida. Es un genio, el Leonardo da Vinci de los tiempos modernos. Baste decir que se puede dar una clase de historia a nivel bachillerato usando sólo canciones de Iron Maiden. La dama de hierro viene con la gira del Seventh Son… ¿Se puede pedir algo más? Claro, tocan las que nos toca mirar siempre: 2 minutes to midnight, Afraid to shoot strangers, The trooper, Number of the Beast, Fear of the Dark, Iron Maiden, Aces high y Run to the Hills. ¿Pero que normalmente no incluyan en sus setlists? Bueno, ¿pues qué tal una probada de Can I play with madness, The prisoner, Wasted years, Moonchild, Phantom of the Opera, Seventh son of a seventh son, The Clarivoyant y The Evil that men do? Sencillamente maravillosos. los veo, canto con ellos, quisiera ser Bruce Dickinson, tener la posibilidad de saltar, correr por el escenario escuchando a cientos de miles de personas cantar las letras que han salido de mi cerebro y de mi cultura. Han trascendido el tiempo y el espacio. Son, lo sabemos, sencillamente, Iron Maiden.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La noche ha caído ya y entonces hay que correr a la última etapa: Decidir entre Testament y King Diamond. Miento, no hay nada que decidir. King Diamond se convierte en un evento necesario. ¿Cómo perderme los falsetes de un danés-texano acompañados por las guitarras de Andy Laroque quien grabó con Chuck Schuldiner el mejor album en la historia del Death Metal: Individual thought patterns? El Marquee 1 plenamente decorado. The candle. Welcome home (adiós batería de la cámara, sólo alcancé a tomar a la abuela y ni siquiera pude dejar huella del asesinato de Missy, la Lotita del gore y del metal). Me doy cuenta de que King Diamond juega con el erotismo pedofílico, sus letras son en un 90% relativas a abusos sexuales y asesinatos de niñas. No, no lo había notado antes. ¿Me espanto? No, no lo hago. Si hay novelas de terror, también puede haber música de terror (parafraseando a Ozzy). Sleepless nights, Come to the Sabbath (Cover de Mercyful Fate), Eye of the Witch. Muchas más… su maquillaje, sus luces, su bailarina, su modelo, es ópera, Mozart se sentiría orgulloso, lo sé. Verdi no lo sé, pero Mozart, pueden apostar que le dedicaría algunas obras (manuales) a los jóvenes senos de Abigail

 

 

III. Epílogo I.

 

Todo se acaba pero se queda en mi memoria para siempre. La prueba son estas palabras escritas con tanta intensidad semanas después al término del viaje de mi vida. Si no estuviera por allí la policía de las emociones, esa que confunde la felicidad intensa y su ofrecimiento a la gente con arrogancia y presunción, con egoísmo, narraría tantas y tantas cosas más. Pero para ello tal vez hubiera que escribir una novela y adjudicarle lo vivido en la carne propia a un personaje que no sería sino yo mismo, con un nombre falso y poder decir frente a los reclamos: No fui yo, es solo mi imaginación (que recuerda lo vivido… que recuerda lo vivido…)

 

IV. Epílogo II

 

Sí, los metaleros somos gente común haciendo cosas extraordinarias para gente extraordinaria que se niega a ser común viviendo en nuestra propia comunidad. Somos metaleros, somos rockers. Sí, nos peleamos, sí hay competencia entre nosotros, sí, tenemos relaciones muy pasionales, pero al final, pase lo que pase, somos comunidad, somos identidad, juntos abrimos nuestro espacio, separados lo perdemos… somo metaleros y esto que sigue es mi homenaje a ellos…

 

In union we stand!!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.