Hell & Heaven Metal Fest 2014, lo que pienso, lo que siento, lo que juzgo…

Publicado: 29 de octubre de 2014 en La Polaca

Hell and Heaven desde la emoción.

Como siempre, y es que de otra manera no tiene ningún sentido escribir, las palabras que conforman este post, por fin uno nuevo tras tantos meses de mantenerme alejado del espacio que lo contiene, salen de mi emocionalidad mesurada, claro está, por mi razón.

El Hell and Heaven ha sido un evento que ha generado, desde su creación hace cuatro ediciones, un sin fin de emociones buenas y malas. En mí, debo decirlo, sólo emociones buenas. Emociones de realización, de alegría, de libertad, intensidad y euforia. Los amigos de Live Talent me han hecho sentir junto a centenares de miembros de agrupaciones de rock y metal mexicanas, como ningún otro promotor en México: incluido, respetado y no cosificado ni utilizado. Live Talent, encabezado por Juan Carlos Guerrero, Los hermanos Ruvalcaba (El Bits y el Power), Javier y detrás de ellos un grupo enorme de personas comprometidas dan lo mejor de sí para salir avantes en los embrollos en los que se meten por amor a la música y al espectáculo.

Controversias del pasado…

No es necesario repetir en estas líneas los acontecimientos de marzo con las decisiones políticas que les dieron origen. Todos sabemos que los gobernantes que tenemos son unos farsantes que sólo velan por sus propiios intereses. Sin embargo y porque estuve en el ojo del huracán por solidaridad, pude observar de primera mano, la buena voluntad de todos los arriba nombrados y mucha gente más, como el Sux, baterista de Wrecker, quien es a todas luces una persona leal y bien intencionada. Nunca perdí la confianza, antes bien, al ver sus honestas y francas reacciones, comprendí que no había errado en mi decisión de apoyarlos públicamente contra viento y marea.

Llegó, pues, el día señalado, ese 25 de octubre que se va a quedar en mi memoria para siempre por todo lo acontecido. Al igual que en la edición de 2011, en la que mi grupo, Dirty Woman, fue invitada a participar, el día que dio cabida a esta versión se convirtió en uno de los más intensos de mi vida.

Podría hacer una reseña de los grupos, pero ya hay muchas en la red. Todos han dado su opinión respecto de la mejor banda, el mejor sonido, la peor banda y el peor sonido. Han enfatizado lo que a su juicio son los aciertos y las áreas que dan pauta a una mejoría para ediciones anteriores. No hay fesitval perfecto, así como no hay festival plenamente deleznable. Cualquier postura que juzgue el Hell & Heaven con cualquiera de esos dos extremos, no está siendo objetivo.

Sin embargo, desde mi experiencia, no hay mucho qué criticar. Fue un festival casi perfecto, en el que el trato a las bandas fue inusitado: camerinos personalizados para todas, transportación en dos vías hacia el lugar del evento y el hotel sede de la mayoría de las agrupaciones internacionales, catering sin parar -aunque esto nos hizo a más de uno terminar en estado no necesariamente conveniente-, amabilidad de los miembros del equipo de producción por escenario.

Dirty Woman.

Ese es el nombre de mi grupo. Tocamos en el Foro Norte Stage. Fue más gente de lo pensado. Mucha más gente. Gente que nos concía y no que llegó al ver que se estaba tocando. Corearon las canciones. Hicieron slam (¡Por fin! También con el Stoner se puede, ¡chingá!). Pidieron otra. Gritaron al final lo que estpa destinado a ser el grito de batalla: ¡Sucia, sucia, sucia, sucia!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que me tocó ver…

No fui al Hell and Heaven sino a sentirme realizado en compañía de personas que estimo, admiro y aprecio. Así que una vez que terminó la participación de La Mujer Sucia, fui a hacer fuerte a mis amigos de Maligno, a quienes admiro por su enorme calidad interpretativa y gran música. Canté sus rolas y después de eso me tomé mis chelas con ellos, ya para la tercera ronda, Marco Gil me dijo: “Oye, pero esas las compramos nosotros” (¡de Monterrey, pues’n!). Igual todos terminamos la jornada en un estado bastante poco recomendable para la constitución física cortesía de Live Talent, así que con todo y la advertencia le robé una de sus chelas.

UDO hizo su aparición y lo volví a disfrutar como la primera vez que lo ví. Luego Overkill con quienes conviví en calidad de Fan, recordándoles la primera vez que tocaron en México en el Teatro Ferrocarrilero. Su participación fue sencillamente genial. La reacción del público también y las sonrisas que tenían, muy similares a las que compartieron los miembros de UDO toda su presentación, no dejaban lugar a dudas que, aun con la experiencia que tienen, aun con los años que han pasado tocando en conciertos masivos, están en el escenario para sentir la euforia que da la aceptación y clamor de los miles de personas que sienten felicidad con las obras que uno crea para ellos.

De regreso a los camerinos. De vuelta a convivir con algunos otros miembros de grupo. Selfies. Chelas. Más grupos. Más selfies. Más chelas. Menos consciencia de lo que acaece al rededor.

Hora de las presentaciones de Rob Zombie, quien a decir de muchos se robó la noche, de Korn y de Limp Biskit. al mismo tiempo tocaban agrupaciones legendarias de metal subterráneo: Overkill, Venom, Intoxxxicated. Pero me quedé a ver el show masivo y me llevé una magnífica sorpresa, en tanto que Limp Biskit, agrupación que había hasta ese momento evitado en mi vida como se evita el SIDA, tocó magnificentemente al igual que lo hizo Korn. La baqueta que aventó el baterista de esté último grupo, por cierto, me cayó en el mero ojo. Directo. Lo tengo morado e hinchado. Pero tras una fuerte lucha con un par de fanáticos algo advenedizos, pudimos, Carla Felker y yo, quedarnos con la baqueta. Tuvimos más voluntad. Limp Biskit me sorprendió gratamente. Nunca fui fan… hasta ese día. Uno tiene que quitarse de prejuicios y sencillamente dejarse sentir. Me trajo mucho más de lo que hubiera llegado a esperar. Encontré sus melodías, rapeadas y ponchudas, excelentes. Para mi gusto, Limp Biskit fue lo mejor de la noche y miren, soy muy merol, pero con cerebro.

Y después de todo, después de todo, sencillamente KISS…

comentarios
  1. Fernando Paredes dice:

    Hell & Heaven fue simplemente un negocio que en nada tiene que ver con la esencia del rock, después de lo sucedido era ético que el festival se fuera a paro y se solidarizara incluso económicamente con los familiares de las víctimas en Ayotzinapa. Pero parece nunca existe esa solidaridad cuando de intereses económicos se trata y mucho menos cuando un festival es lidereado por la banda del capitalista Gene Simmons.

    Todos terminan vendiéndose a los intereses del imperio.

  2. Lou Alpizar dice:

    Reblogueó esto en Lupus Domi Ferocissiumy comentado:
    Lutz A. Keferstein, vocalista de Dirty Woman, habla de su experiencia en el Hell & Heaven. Evento donde tuvimos la dicha de presentarnos el pasado fin de semana.

    • Gloria dice:

      He leído y me ha dejado una grata sensación. Y en cuanto a los grupos a los que haces mención, voy a tomar algunos grupos para escuchar, siempre es bueno escuchar para saber si te pueden gustar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s